"The language of my body" Chudzik Izabela

"The language of my body" Chudzik Izabela

Getting It Right

[…]


Tus muslos me tranquilizan. Me hacen tener ganas
de ser lanzado al aire como una bola de cañón
y tirado de nuevo como alguien tira algo dentro de una furgoneta.
Tus muslos son dos barcos de madera de secuoya quemados
en los que quiero salir a navegar. Tus muslos, su largo aliento,
bajo la tela azul de tus vaqueros caros
podrían hacerme morir de hambre,
podrían hacerme llorar y llorar 

[…]

Matthew Dickman

.

Usciamo. Mastichiamo la nebbia. 
La città è piena di fantasmi. 
Gli uomini camminano senza rumore, fasciati di caligine. 
I canali fumigano. 
Dei ponti non si vede se non l’orlo di pietra bianca per ciascun gradino. 
Qualche canto d’ubriaco, qualche vocìo, qualche schiamazzo. 
I fanali azzurri nella fumea. 
Il grido delle vedette aeree arrochito dalla nebbia. 
Una città di sogno,
una città d’oltre mondo,
una città bagnata dal Lete o dall’Averno. 
I fantasmi passano, sfiorano, si dileguano.

Gabriele D’Anunzio

Salimos. Masticamos la niebla.
La ciudad está llena de fanstasmas.
Los hombres caminan sin ruido, envueltos de neblina.
Los canales humean.
De los puentes no se ve más que el borde de piedra blanca en cada jardín.
Algún canto de un borracho, algún griterío, algún tumulto.
Los faroles azules en la bruma.
El grito de los vigías distorsionado por la niebla.
Una ciudad de ensueño,
una ciudad más allá del mundo,
una ciudad bañada por el Leteo o por el Averno.
Los fantasmas pasan, rozan, se desvanecen.

Gabriele D’Anunzio

Coral

Qué quiere el día de mí
y me hace preguntas, cien mil preguntas
y me exhibe nombres
y hurgan mi estupidez con su llanto…

Qué quiere el día de mí 
y me clava a corpulentos árboles 
y me restriega su sangre en los rabillos de los ojos, 
así que de la sangre no veo más el paisaje, nada…

Qué quiere el día de mí, 
clava estacas en mi carne y me manda cantar… 

.

.

Thomas Bernhard

Look at me when I talk to you!
¡Mírame cuando te hablo!

Angela Burón

How to resolve for ever fighting couple
Cómo resolver para siempre las peleas de pareja
.

Look at me when I talk to you!

¡Mírame cuando te hablo!

Angela Burón

How to resolve for ever fighting couple

Cómo resolver para siempre las peleas de pareja

.

anailogico:

Serie: Anailogía de la anaformía en anónimo. Anaformía: es la belleza del equilibrio. Es todo lo que no ves pero que no es necesario, es el cuerpo encontrando su propia libertad.

anailogico:

Serie: Anailogía de la anaformía en anónimo.

Anaformía: es la belleza del equilibrio. Es todo lo que no ves pero que no es necesario, es el cuerpo encontrando su propia libertad.

anailogico:

Aún, somos transeúntes del movimiento,Ironía de las estacionesque nuncaterminaron de detenerse
.

anailogico:

Aún, 
somos transeúntes del movimiento,

Ironía de las estaciones
que nunca
terminaron de detenerse

.

La Gotera

Escucho la guitarra de Paco de Lucía.
La música me araña los huesos de la edad.
Lejanamente todo mi pasado se enfría.
Una gotera insiste entre la soledad.

La madrugada apoya su frente en la ventana
y me confía unas sílabas de pena y compasión:
se lo agradezco desde la yel de esta desgana.
Hay una losa de algo sobre mi corazón.

Una gotera. Una gotera hay en mi casa
en esta rara noche de música y de adiós.
Y en esta seguiriya que me hiela y me abrasa
veo el rostro de la nada como un golpe de tos.

¿Qué es esto? ¿No está al lado mi bella hija dormida?
¿No está ahí cerca dormida la paz de mi mujer?
El invierno tirita y me lame la vida.
Mi juventud se ha ido para nunca volver.

¿Te acuerdas, Paco? Un día fuimos adolescentes
entre hermosas guitarras y muchachas de miel.
Y hoy la noche de invierno me acaricia los dientes
Y hoy la noche de invierno me acaricia los dientes
y el viento de los años dormita en el mantel.

Todos mis sueños muertos se acuestan a mi lado
y esta gotera sigue rezando sin cesar.
Hasta el renunciamiento me dejó abandonado.
Se han ido lejos hasta mis ganas de llorar.

Cuando ya ni la lágrima acude hasta la herida
y la vida es convulsa como golpe de tos
¿qué le queda a esta llaga trivial y entumecida?
¿qué le queda a esta música? ¿qué nos queda a los dos?

Suena en la seguiriya la lujuriosa pena
de un tiempo que se apoya cansado en la pared.
Y suena en mi memoria y en mi cansancio suena
la horrenda saciedad que me dejó la sed.

Perdona, Paco. Excusa esta porción de invierno
con que te está escuchando mi viejo corazón.
Y que Dios te bendiga por ese ruido eterno
que suena como suena la palabra perdón.

Fumo mi cigarrillo sentado en una silla,
cercado por la silla, la tiniebla y la edad.
Oigo el perdón, muy próximo, en esta seguiriya.
Y oigo, lejos, la espalda de la felicidad.

Félix Grande

Paco de Lucía